Toda fábula tiene un principio

El proyecto

Como empezó todo

La semillas de Bodegas de Fábula nace hace algunos años de un sueño de dos familias apasionadas por todo lo relacionado con el mundo del vino: “el equipo de fábula”.

Teníamos muchas ganas de ampliar conocimientos sobre el cultivo de la viña, la elaboración del vino, por lo que comenzamos a cultivar dos peculiares viñedos. Nos apasiona el arte de cultivar las viñas y de vinificar sus frutos.

La idea genérica en el proceso de elaboración era la de interferir lo menos posible, buscando continuar con el trabajo realizado en el viñedo, ya que éste y la forma de cultivarlo debían ser la parte esencial de los vinos.

 

Tras varios años de trabajo y experimentación, decidimos dar un paso más. Buscar y acondicionar un espacio que nos permita elaborar, crear, experimentar, y poder comercializar, nuestros vinos.

Lo que comenzó como un sueño casi inalcanzable, tras un intenso trabajo, nuestra bodega ya es una realidad.

Hemos querido con nuestro logotipo, plasmar e intentar resumir nuestra filosofía: la tierra como principio de todo, el árbol y sus raíces, porque  tan importante es lo que se ve como lo que no vemos y De Fábula el aprendizaje con sentido desde la experiencia.

Nuestra filosofía

Nos basamos en la “mínima intervención” en los procesos, tanto en el viñedo como en la bodega. El vino como resultado del trabajo de todos, la naturaleza, la luna, la tierra, la viña, las levaduras de la uva, el nuestro, y que esté desprovisto de maquillajes y de añadidos innecesarios.

 

Cultivar el viñedo, nos da la posibilidad de conocer la planta desde el terruño, las fases donde intervenir en ellas para mejorar la calidad del fruto, favorecer la conservación y la longevidad de las viñas, aplicando técnicas de cultivo respetuosas con el medio, desde la agricultura tradicional de secano, la agricultura ecológica, biodinámica.

 

Además permite avanzar hacia otra de nuestras motivaciones, la de preservar y poner en valor de los espacios rurales tradicionales de cultivos de secano, así como su singularidad, entorno y paisaje, actualmente en “peligro de extinción”, debido principalmente, a su falta de rentabilidad.

Uno de nuestros principales retos es interpretar cada año la íntima simbiosis entre climatología, terruño y viña. Cada año es diferente, por lo que cada añada también.

Conocer y estar presentes en todo el proceso de elaboración de los productos, desde el campo hasta el consumidor final.

Ayudar a la preservación de espacios rurales tradicionales como: la huerta y regadíos tradicionales, paisajes y cultivos tradicionales de secano.

Ayudar a la conservación e impulso de las variedades tradicionales.

Impulsar el consumo de alimentos de cercanía.

Fomentar una relación sana con los agricultores cercanos, donde se planifiquen los cultivos y reciban un precio justo por su trabajo.

Elaborar productos lo más sanos posible, tanto para nosotros como para la naturaleza.

Como empezó todo

La semillas de Bodegas de Fábula nace hace algunos años de un sueño de dos familias apasionadas por todo lo relacionado con el mundo del vino: “el equipo de fábula”.

Teníamos muchas ganas de ampliar conocimientos sobre el cultivo de la viña, la elaboración del vino, por lo que comenzamos a cultivar dos peculiares viñedos. Nos apasiona el arte de cultivar las viñas y de vinificar sus frutos.

La idea genérica en el proceso de elaboración era la de interferir lo menos posible, buscando continuar con el trabajo realizado en el viñedo, ya que éste y la forma de cultivarlo debían ser la parte esencial de los vinos.

 

Tras varios años de trabajo y experimentación, decidimos dar un paso más. Buscar y acondicionar un espacio que nos permita elaborar, crear, experimentar, y poder comercializar, nuestros vinos.

Lo que comenzó como un sueño casi inalcanzable, tras un intenso trabajo, nuestra bodega ya es una realidad.

Hemos querido con nuestro logotipo, plasmar e intentar resumir nuestra filosofía: la tierra como principio de todo, el árbol y sus raíces, porque  tan importante es lo que se ve como lo que no vemos y De Fábula el aprendizaje con sentido desde la experiencia.

Nuestra filosofía

Nos basamos en la “mínima intervención” en los procesos, tanto en el viñedo como en la bodega. El vino como resultado del trabajo de todos, la naturaleza, la luna, la tierra, la viña, las levaduras de la uva, el nuestro, y que esté desprovisto de maquillajes y de añadidos innecesarios.

 

Cultivar el viñedo, nos da la posibilidad de conocer la planta desde el terruño, las fases donde intervenir en ellas para mejorar la calidad del fruto, favorecer la conservación y la longevidad de las viñas, aplicando técnicas de cultivo respetuosas con el medio, desde la agricultura tradicional de secano, la agricultura ecológica, biodinámica.

 

Además permite avanzar hacia otra de nuestras motivaciones, la de preservar y poner en valor de los espacios rurales tradicionales de cultivos de secano, así como su singularidad, entorno y paisaje, actualmente en “peligro de extinción”, debido principalmente, a su falta de rentabilidad.

Uno de nuestros principales retos es interpretar cada año la íntima simbiosis entre climatología, terruño y viña. Cada año es diferente, por lo que cada añada también.

Conocer y estar presentes en todo el proceso de elaboración de los productos, desde el campo hasta el consumidor final.

Ayudar a la preservación de espacios rurales tradicionales como: la huerta y regadíos tradicionales, paisajes y cultivos tradicionales de secano.

Impulsar el consumo de alimentos de cercanía.

Ayudar a la conservación e impulso de las variedades tradicionales.

Fomentar una relación sana con los agricultores cercanos, donde se planifiquen los cultivos y reciban un precio justo por su trabajo.

Elaborar productos lo más sanos posible, tanto para nosotros como para la naturaleza.

Vinos artesanales

Creamos vinos únicos y con pasión

Sostenibles

Nos gusta cuidar de nuestro entorno y preservar los paisajes agrarios

Vinos ecológicos

Tanto nuestros vinos como nuestro viñedo son ecológicos